HIGIENE CATERINGS Y FOODTRUCKS

En los últimos días ha saltado la alarma a nivel nacional por los casos de listeriosis dados en la Penísula. La higiene y limpieza de la zona de trabajo en servicios de alimentación y catering no es un deber, es una obligación. Dicho esto, vamos a hablar de la importancia para que no se produzcan más casos similares.

Como decimos, la listeriosis se puede desarrollar por varios factores. Los dos menos comunes en una sociedad desarrollada como la nuestra es ingerir vegetales sin lavar que provengan de suelos contaminados, la otra es consumir leche o derivados sin pasteurizar.

higiene 1

Los otros dos, y con los que hay que tener más cuidado. Que la carne venga contaminada directamente desde el animal. La segunda, que es por lo que se ha desatado esta alarma, que alimentos procesados como fiambres, queso blando, etc. que han sido contaminados después de su elaboración.

Por ello, la higiene de nuestro puesto de trabajo en un catering o en un foodtruck es clave en este aspecto. Asimilar hábitos como limpiarlo con productos sin lejía cuando uno tiene un pequeño descanso, puede ser clave para evitar la proliferación desmesurada de estas bacterias. Porque recordemos que estas bacterias, y muchas otras, están presentes en los alimentos, el problema es cuando se presenta en niveles fuera de lo común.

Tener los medios de higiene es otra parte importante de esta cuestión. Una buena refrigeración que mantenga los productos por debajo de 4℃, fijarnos con cierto detenimiento en la fecha de consumo preferente y el aspecto del producto o emplear las herramientas adecuadas con dicho producto para que no pueda sufrir daños son medidas que todos los caterings deberían adaptar.

Higiene lo primero

Otras pequeñas medidas que ya son responsabilidad del trabajador, es usar guantes desechables para manipular los alimentos, el uso de papel desechable de un solo uso para evitar traspasar una posible contaminación de una zona a otra o el empleo de productos sin lejía son pequeñas acciones que dependen de los trabajadores, que también son responsables de la calidad con la que le llega el producto final al consumidor.

Este ha sido un caso aislado que no debería trascender en un punto concreto que está totalmente fuera de lo normal y no debería de servir para crear alarma social, más bien para recordarnos lo prudentes y cuidadosos que tenemos que ser todos aquellos que trabajamos con alimentos que luego consumirán nuestros clientes. En nuestro caso, en nuestros caterings y foodtrucks cumplimos tanto con todas las normas de Sanidad como las normas de internas, todo ello para seguir sirviéndoos en los festivales y eventos que realizamos por todo el país.